Mencion Honorífica para Concurso Nacional de Anteproyectos para la nueva Sede del Ministerio de Salud
El proyecto de paisaje para el nuevo edificio del Ministerio plantea la revisión del paradigma higienista de principios de Siglo XX tomando la mirada global sobre todo el predio del Hospital Muñiz, en la Ciudad de Buenos Aires.

  1. IMPLANTACION

La primera reflexión refiere al contexto físico e histórico donde se situará el futuro edificio. Esta mirada global contempla la génesis del campus médico en donde se posan los pabellones existentes y pretende una revisión, más allá del área establecida.

Es así, que la revisión de este campus higienista reconoce un nuevo sistema configurado por cinco partes, interconectadas, y que convierten al predio en un nueva pieza verde: un nuevo sistema de límites/muros perimetrales hacia la ciudad, el sistema de accesos al predio, el sistema de nuevas expansiones de cada edificio interno, el sistema de conexiones  y caminos que vinculan estas expansiones; y por último, el sistema natural al cual se le pretende complementar el sistema de arbolado existente uno nuevo, de tercera magnitud y nativo.

Así, esta nueva mirada convierte y le otorga una nueva identidad, funcionalidad y carácter al conjunto como a los nuevos y antiguos edificios de cara al siglo 21. Conforma un nuevo campus, que a modo de sistema molecular, queda vinculado y construye una nueva entidad viva para Buenos Aires.

 

  1. SOBRE EL PAISAJE ESPECIFICO

El sistema vegetal del proyecto queda determinado en dos sistemas diferenciados por su ubicación y función dentro del nuevo conjunto: el sistema plantado en el nivel cero y el sistema de cubierta espontánea sobre losa.

El primero de los sistemas, a nivel 0, denominado un complemento a la parquización del predio global, pretende implantar especies arbóreas en su conjunto, de origen nativo y pertenecientes a dicha eco región. Un sistema continuo de arbolado de tercera magnitud comprendido por especies tales como Bahuinia sp y Tecoma sp.  Este primer nivel vincula ambos edificios y permite la continuidad en ellos del sistema del campus del resto del predio, es decir, quedando integrado como parte de un todo molecular.

El segundo sistema está a nivel de la losa que conforma la cubierta naturada. En este caso el sistema conforma lo que se denomina unidad de pastizal espontáneo. Esta es una pradera de especies de crecimiento espontáneo, sin mantenimiento alguno, que conforma una reserva de biodiversidad urbana, una mezcla espontánea y pampeana de especies nativas y colonizadoras. A su vez, está cubierta ayuda a morigerar la temperatura del edificio y construye un espacio ganado al nuevo edificio.

 

Arquitectura: Arqs. Gustavo Robinsohn y Jens Wolter
Colaboradores: Arq. Néstor Hernaez, Arq. Anna Noack, Arq. Martina Carballo, Pablo Monin Hernandez, Carlos Marquez y Carolina Risso.
Asesores: Neat Agency (Visualización), Sebastián Berdichevsky (Estructura) y Albano García (Fotografía).
Proyecto paisaje: Bulla




Info

Ministerio de Salud GCBA

Mencion Honorífica para Concurso Nacional de Anteproyectos para la nueva Sede del Ministerio de Salud
El proyecto de paisaje para el nuevo edificio del Ministerio plantea la revisión del paradigma higienista de principios de Siglo XX tomando la mirada global sobre todo el predio del Hospital Muñiz, en la Ciudad de Buenos Aires.

  1. IMPLANTACION

La primera reflexión refiere al contexto físico e histórico donde se situará el futuro edificio. Esta mirada global contempla la génesis del campus médico en donde se posan los pabellones existentes y pretende una revisión, más allá del área establecida.

Es así, que la revisión de este campus higienista reconoce un nuevo sistema configurado por cinco partes, interconectadas, y que convierten al predio en un nueva pieza verde: un nuevo sistema de límites/muros perimetrales hacia la ciudad, el sistema de accesos al predio, el sistema de nuevas expansiones de cada edificio interno, el sistema de conexiones  y caminos que vinculan estas expansiones; y por último, el sistema natural al cual se le pretende complementar el sistema de arbolado existente uno nuevo, de tercera magnitud y nativo.

Así, esta nueva mirada convierte y le otorga una nueva identidad, funcionalidad y carácter al conjunto como a los nuevos y antiguos edificios de cara al siglo 21. Conforma un nuevo campus, que a modo de sistema molecular, queda vinculado y construye una nueva entidad viva para Buenos Aires.

 

  1. SOBRE EL PAISAJE ESPECIFICO

El sistema vegetal del proyecto queda determinado en dos sistemas diferenciados por su ubicación y función dentro del nuevo conjunto: el sistema plantado en el nivel cero y el sistema de cubierta espontánea sobre losa.

El primero de los sistemas, a nivel 0, denominado un complemento a la parquización del predio global, pretende implantar especies arbóreas en su conjunto, de origen nativo y pertenecientes a dicha eco región. Un sistema continuo de arbolado de tercera magnitud comprendido por especies tales como Bahuinia sp y Tecoma sp.  Este primer nivel vincula ambos edificios y permite la continuidad en ellos del sistema del campus del resto del predio, es decir, quedando integrado como parte de un todo molecular.

El segundo sistema está a nivel de la losa que conforma la cubierta naturada. En este caso el sistema conforma lo que se denomina unidad de pastizal espontáneo. Esta es una pradera de especies de crecimiento espontáneo, sin mantenimiento alguno, que conforma una reserva de biodiversidad urbana, una mezcla espontánea y pampeana de especies nativas y colonizadoras. A su vez, está cubierta ayuda a morigerar la temperatura del edificio y construye un espacio ganado al nuevo edificio.

 

Arquitectura: Arqs. Gustavo Robinsohn y Jens Wolter
Colaboradores: Arq. Néstor Hernaez, Arq. Anna Noack, Arq. Martina Carballo, Pablo Monin Hernandez, Carlos Marquez y Carolina Risso.
Asesores: Neat Agency (Visualización), Sebastián Berdichevsky (Estructura) y Albano García (Fotografía).
Proyecto paisaje: Bulla




< Volver