Uno era arquitecto, de origen noruego. El otro, paisajista de origen francés. 
Contemporáneos, ambos construyeron gran parte del patrimonio urbano de nuestra ciudad. Existe un punto en donde se cruzan directamente: Plaza Alemania. Estamos trabajando en una intervención en el espacio público que cristalizará la obra de estos dos personajes, creando un espacio de sociabilización e intercambio social, reordenándolos y dotándolos de rigurosas geometrías. 
La propuesta de intervención en Plaza Alemania está formulada como una expansión del edificio Casa Cavia, obra del famoso arquitecto Alejandro Christophersen, hoy en proceso de restauración y transformación en casa de cultura. La intervención construye un solado de uso público con funciones complementarias a la plaza, sin modificar su estructura histórica diseñada por Charles Thays hacia principios del siglo XX. 
La intervención es contemporánea, sutil y silenciosa, esquiva la arboleda existente conformando nuevos espacios bajo sus copas añosas. De tonos monocromáticos, cual tablero de ajedrez, y con geometrías rigurosas siguiendo los movimientos del jugador. La intervención invita a contemplar, leer, jugar una partida o simplemente tomar un café. 
El sistema de equipamiento se conforma por piezas sólidas y negras dispersas sobre el solado proponiendo diferentes usos y espacios. 

“Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. 
¿Qué Dios, detrás de Dios la trama empieza,
 de polvo y tiempo y sueño y agonías?”
 J.L.Borges.

Ubicación y año: Buenos Aires, 2014



Info

Plaza Alemania

Uno era arquitecto, de origen noruego. El otro, paisajista de origen francés. 
Contemporáneos, ambos construyeron gran parte del patrimonio urbano de nuestra ciudad. Existe un punto en donde se cruzan directamente: Plaza Alemania. Estamos trabajando en una intervención en el espacio público que cristalizará la obra de estos dos personajes, creando un espacio de sociabilización e intercambio social, reordenándolos y dotándolos de rigurosas geometrías. 
La propuesta de intervención en Plaza Alemania está formulada como una expansión del edificio Casa Cavia, obra del famoso arquitecto Alejandro Christophersen, hoy en proceso de restauración y transformación en casa de cultura. La intervención construye un solado de uso público con funciones complementarias a la plaza, sin modificar su estructura histórica diseñada por Charles Thays hacia principios del siglo XX. 
La intervención es contemporánea, sutil y silenciosa, esquiva la arboleda existente conformando nuevos espacios bajo sus copas añosas. De tonos monocromáticos, cual tablero de ajedrez, y con geometrías rigurosas siguiendo los movimientos del jugador. La intervención invita a contemplar, leer, jugar una partida o simplemente tomar un café. 
El sistema de equipamiento se conforma por piezas sólidas y negras dispersas sobre el solado proponiendo diferentes usos y espacios. 

“Dios mueve al jugador, y éste, la pieza. 
¿Qué Dios, detrás de Dios la trama empieza,
 de polvo y tiempo y sueño y agonías?”
 J.L.Borges.

Ubicación y año: Buenos Aires, 2014



< Volver